viernes, 9 de mayo de 2014

Michael Jackson "Xscape" - Crítica (1de2)


Este próximo lunes 13 de mayo se edita el "nuevo" álbum de Michael Jackson titulado "Xscape". Se trata del segundo Lp póstumo que saca a la venta la compañía Sony Music que contiene canciones pertenecientes al baúl de material inacabado (en gran parte) que dejó Jackson tras su asesinato.

A continuación pondré MI crítica pero antes comenzaré hablando sobre otro tema... que acabará teniendo mucho que ver en mi opinión sobre este último trabajo.


Ayer disfruté de un excelente documental dirigido por Dave Grohl (antiguo componente de Nirvana) sobre un estudio de grabación llamado "Sound City". Un lugar que abrió en 1969 y donde se vivió una época dorado a mitad de los años 70 donde grandes nombres del rock registraron algunas de sus más recordadas obras. Gente como Rick Springfield, John Fogerty, Tom Petty, Neil Young o los Fleetwood Mac grababan en un estudio que estaba equipado con una consola de mezclas analógica marca Neve.

Esa mesa es la protagonista del documental y significa mucho. Todo el que participa en él destaca la maestría de los músicos a la hora de componer y tocar los temas. Para ellos, en aquellos momentos, las limitaciones eran las que les imponía su propio talento a la hora de interpretar y como lograban mejorar y superarse a base de práctica. Finalmente acababan siendo cada vez mejores y a raíz de todo ese empeño vinieron todos aquellos discos de oro y platino que colgaban de las paredes de los estudios.

Pero el tiempo pasaba y la tecnología se iba abriendo camino y, como en nuestro día a día, la tecnología está para facilitarnos las cosas pero no para hacernos mejores. A principios de los años 80 los estudios rivales se iban modernizando al comprar equipos cada vez más complejos y alejados de lo que eran los instrumentos. Esos equipos, una vez aprendido a llevarlos, estaban diseñados para facilitar un montón de tareas que antes se hacían de manera casi artesanal, con las manos, a base de mucha práctica.

El Sound City quiso permanecer fiel a su estilo y no decidió caer en las nuevas modas. La aparición del MIDI y el Pro Tools, ambas herramientas manejadas a través de un ordenador que corregían errores y fallos y convertía a cualquiera en músico, o lo que es lo mismo; en un creador.

Finalmente todas esas técnicas se hicieron imprescindibles y los artistas decidieron apostar por ellas dejando al Sound City al borde de la quiebra. Hasta que en 1991 un grupo llamado Nirvana decide grabar allí su nuevo disco "Nevermind". No hace falta decir el éxito que lograron con él y gracias precisamente a ello el estudio tuvo un nuevo resurgir que le dio vida por los siguientes 20 años, hasta que finalmente se vio forzado a cerrar definitivamente en 2011.

Grohl, compró esa consola Neve para instalarla en su propio estudio 606. Él pensaba que ese objeto debería estar en el Museo del Rock pero que corría peligro de terminar en la basura.

El último tramo del documental se ve a Grohl invitando a artistas que años atrás habían grabado con aquella mesa y guarda el último cartucho para invitar a quien fue su influencia principal como músico mientras iba creciendo; "The Beatles me enseñaron más que nadie" y aparece Sir Paul McCartney para improvisar con "los chicos" tocando todos juntos y en directo.

Y es ahí donde se crea la magia. Ves ese lenguaje corporal, como se comunican por señas, asintiendo, mirándose a los ojos y todos son capaces de seguirse. Eso es ser artista.

The Beatles, sin duda unos de los artistas mas influyentes desde la década de los 60 para adelante eran músicos que fueron aprovechándose de las nuevas tecnologías, haciéndola suya y utilizándola en su favor para llegar donde sus mentes (o el LSD) les llevaban. George Martin, su productor, se las veía y se las deseaba para conseguir en muchas ocasiones darles lo que ellos le pedían. Llegaron a hacer cosas nunca oídas que acompañaban a lo que ellos tocaban con sus instrumentos.

Con toda esta parrafada, ¿qué he querido decir? Luz verde a la tecnología mientras sea un añadido, no la protagonista, y por supuesto; que se apoye en tus habilidades como músico.


Y ahora volvemos a "Xscape", esa nueva obra que está dividida en 2 partes decididamente opuestas; la primera son esos 8 temas a los que les han querido dar un aire nuevo, hacerlos sonar frescos y que presentan sacando pecho una serie de "productores estrella" y la segunda, que son esos mismos temas tal cual las dejó Michael Jackson.

El problema es dejar en manos de esos llamados "productores estrella" la música de un artista con una visión de su arte muy personal. Prácticamente eran uno sólo; hombre y música y tratar de darle a esas piezas un "nuevo" sonido me parece tarea harta complicada, y más cuando precisamente Michael Jackson era un artista que siempre iba en vanguardia, sobre todo en cuanto a sonidos.

Por lo que yo a estas 8 canciones a las que han "contemporizado" las trataré simplemente como remixes, igual a los que otros artistas (Dj's) hicieron en su momento con el consentimiento pero sin el agradado del propio Michael Jackson. Para él su música era algo serio y no le gustaba que la tocaran, pero comprendía que para entrar en otros mercados era algo necesario.

Y de eso se trata; entrar en otro mercado. Se podría decir que Sony Music tiene asegurado un cierto número de discos vendidos sólo con sus fans pero dándole bombo con la contratación de estos "creadores de ritmos" tan encumbrados pues les aseguraría un número todavía mayor.

Y ya de paso metemos por medio a Justin Timberlake y le damos publicidad en mercados donde él no pinta absolutamente nada (todo lo que sea fuera de Estados Unidos). Así se le da un empujón el sello Epic Records (que andan de capa caída y tienen que tirar de un artista fallecido como su mayor reclamo), a RCA Records -por Timberlake- (que es otra de las hijas de la gran madre Sony), al propio L.A. Reid que necesita justificar su cargo como jefazo después de mucha tele y pocos "hits".

Lo más gracioso de todo es que el propio Reid diga que "las sorpresas no son los temas que han entrado, si no los que se han quedado fuera", ya avisando, con toda la cara del mundo, que tendremos un tercer Lp por el estilo y es que Sony Music pagó 250 millones de dólares por la música que quedaba sin editar, y eso, amigos míos, hay que rentabilizarlo.

2 comentarios:

Unknown dijo...

Hola
Me he comprado el album la versión Gold( La cara) y me ha encantado porque ahi aparecen las versiones modernas y las originales de las canciones, que son buenísimas, eso si las remasterizadas son una autentica porquería en comparación con las originales, por tanto gastaros 5 euros mas, sino no vale que lo compreis

Rulk dijo...

Si, la versión "Deluxe" es la compra acertada... además de ser la versión que casi todo el mundo comprara. La otra, la simple, no es más que un itém para coleccionistas (que lo compran todo) y compradores ocasionales que no son fans acerrimos de MJ.

Gracias por tu participación.